Si usted es de las personas que lleva una alimentación alta en grasas, fuma, no realiza ningún ejercicio físico, sufre estrés excesivo todos los días y cuenta con algunos kilos de más. Tenga mucho cuidado ya que son algunos factores de riego que pueden provocar que usted sufra un terrible ataque cardiaco.

Debido acuerdo con datos publicados en el 2016 por la Organización Mundial de la Salud, las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en el mundo.

Pero ¿cómo se produce una muerte súbita cardiaca? Los ataques de corazón se originan cuando se obstruyen las arterias coronarias, lo que provoca un riego sanguíneo insuficiente y, en pocos minutos, puede causar un terrible ataque cardiaco.

Por suerte, es posible contribuir a su prevención y poder contar con un corazón fuerte y sano, con ayuda de una alimentación antiinfartos.

¿Qué comer para prevenir un infarto?

Alimentos ricos en Omega 3

Estos alimentos producen efectos positivos sobre la salud cardiovascular, ya que cuentan con efectos antitrombóticos, antiarrítmicos que contribuyen a la prevención de accidentes cerebrovasculares. Además, ayudan a bajar los triglicéridos elevados y prevenir la hipertensión arterial. Se definen como grasas buenas de origen vegetal, que pueden encontrarse en las semillas de chía y linaza.

Ajos

De acuerdo con una investigación de la Escuela de Medicina de la Universidad Emory (EE.UU.) el ajo cuenta con un compuesto llamado trisulfuro de dialilo, el cual, ayuda a proteger el corazón ya que contribuye a reducir la tensión y la placa arterial. Y lo mejor es que ayuda a equilibrar el colesterol. Lo recomendable es comerlo crudo.

Nueces

Según la Asociación Española de Dietistas y Nutricionistas (AEDN), son el único fruto seco que cuenta con una cantidad significativa de ácido grasos omega 3 de origen vegetal.

Además, el estudio Predimed (Prevención con Dieta Mediterránea) pone en manifiesto que seguir una dieta con nueces reduce la presión arterial, el nivel de lípidos en sangre, la inflamación e influye de forma beneficiosa en todos los factores de riesgo que intervienen en las enfermedades del corazón.

Fresas

Un estudio de la American Heart Association, publicado en la revista Circulation, concluyó que comer tres o más porciones de arándanos y fresas a la semana puede ayudar a las mujeres a reducir hasta un tercio el riesgo de sufrir un ataque al corazón, ya que contienen flavonoides, los cuales contribuyen a dilatar las arterias, protegen la capa interior de los vasos sanguíneos y ayudan a controlar la tensión arterial.

Cúrcuma

Este condimento cuenta con un antioxidante llamado curcumina, elemento que beneficia la salud cardiovascular, debido a que ayuda a reducir la inflamación del corazón y las probabilidades de sufrir insuficiencia cardíaca e hipertensión.

Estudio publicado por el American Journal of Cardiology, indica que la cúrcuma puede llegar a disminuir los riesgos de ataque al corazón en un 56%. Este descubrimiento está respaldado por una investigación anterior de la Revista de Investigación de Nutrición en 2012 que decía que consumir esta especia mejora nuestra salud cardiovascular tanto como el ejercicio aeróbico.

Aceite de oliva

Según la Fundación Española del Corazón, el consumo de aceite de oliva ayuda a proteger la salud cardiovascular gracias a que cuenta con ácidos grasos, antioxidantes y grasas monoinsaturadas.

Su consumo diario, contribuye añadir vitamina E y polifenoles, encargados de bajar el colesterol malo y subir el bueno.

Es importante prestarle atención a este problema y comenzar a realizar un cambio en nuestros hábitos alimenticios, para poder contribuir a tener una salud de hierro con un corazón en buen estado. Prevenga ahora y viva sano a partir de hoy con Soy Sano.

Deja una respuesta

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: