Sustancias relacionadas con los fitoestrógenos, dotadas con un gran poder preventivo: protegen contra el cáncer y cuenta con antioxidantes que contribuyen a eliminar los radicales libres nocivos, frenan la arteriosclerosis y previenen infartos.

De acuerdo con una revisión publicada en Critical Reviews en Clinical Laboratory Sciences, los efectos anti-estrogénicos de los lignanos (es decir, su capacidad para bloquear los efectos del estrógeno en algunos tejidos) podrían ayudar a reducir el riesgo de cánceres relacionados con las hormonas (mama, de útero, ovario y próstata)

También hay investigaciones que sugieren que las mujeres posmenopáusicas que tienen un alto consumo de lignanos alimentarios tienen un riesgo del 15 por ciento menor de cáncer de mama en comparación con aquellas cuyo consumo es más bajo.

El Centro Médico de la Universidad Maryland, realizó un estudio donde mujeres postmenopáusicas que habían sido recientemente diagnosticadas con cáncer de mama comieron un muffin con 25 gramos de linaza todos los días durante 40 días y encontraron que agregar linaza a la alimentación puede tener el potencial de reducir el crecimiento del tumor en mujeres con cáncer de mama.

FUENTES DE LIGNANOS ALIMENTICIOS

Las semillas (linaza, calabaza, girasol y sésamo) y los vegetales son algunas de las mejores fuentes alimenticias de lignanos. La linaza es la fuente alimenticia más rica y moler las semillas puede mejorar la biodisponibilidad de los lignanos.

Deja una respuesta

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: