Las isoflavonas de la soja son un grupo de sustancias que poseen una estructura similar a los estrógenos humanos. Por eso actúan como tales sobre el organismo, proporcionando beneficios a la mujer en la menopausia. Además, actúan como antioxidante en el organismo.

Poseen una acción estrogénica suave: las isoflavonas tienen una estructura química tal que les permite actuar en los mismos lugares que los estrógenos supliendo en parte su papel.

Las isoflavonas ayudan a paliar los efectos del síndrome climatérico, reducen el riesgo de osteoporosis y evitan el incremento de peso

FUENTE

La soja es una gran fuente de isoflavonas. Se recomienda su consumo a mujeres en edad menopáusica, produciendo en muchos casos reducción de los síntomas propios de este período, como los sofocos.

Mejora la estructura ósea reduciendo el riesgo de fracturas y previenen la aparición de osteoporosis. Aporta una acción antioxidante. Cuentan con una alta capacidad para neutralizar los radicales libres (culpables del deterioro y envejecimiento del organismo) que se generan como consecuencia de la contaminación y del estrés. Estimulan la renovación celular.

Tienen propiedades antitumorales, especialmente en casos de cánceres como el de mama o próstata.

Deja una respuesta

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: