Son colorantes naturales de los vegetales.  Tienen grandes cantidades de antioxidantes, lo que ayuda a reducir las inflamaciones, mejorar la salud de las arterias y corazón: los flavonoides ayudan a frenar el proceso degenerativo de las arteriosclerosis y ejercen una moderada acción protectora contra el infarto.

Además, contribuyen a combatir el envejecimiento mediante la prevención y reparación del daño celular. Incluso puede ayudar a prevenir el cáncer y reducir la aparición de enfermedades comunes como la gripe, ya que potencializan la acción de la vitamina C.

Fuentes:

Manzanas

Una de las frutas más completas y enriquecedoras. Las extraordinarias propiedades dietéticas que se le atribuyen a esta fruta se deben en gran medida a los elementos fitoquímicos que contiene, entre ellos, flavonoides y quercetina, con propiedades antioxidantes.

Investigadores del Instituto Mario Negri de Milán, tras una década de estudio sobre casi 15.000 personas, han concluido que la ingesta regular de al menos una manzana al día reduce significativamente la probabilidad de desarrollar tumores causados por varios tipos de cáncer. Principalmente la cáscara nos ayudará a reducir el riesgo de cáncer.

Brócoli

Investigadores de la Universidad de Illinois (Estados Unidos) descubrieron las claves que hacen que el brócoli sea tan saludable, tras identificar unos genes que le ayudan a acumular compuestos fenólicos como los flavonoides, cuyo consumo se asocia a un menor riesgo de enfermedad coronaria, diabetes tipo 2, asma o algunos tipos de cáncer.

Fresas

La quercetina es parte de un grupo de pigmentos vegetales llamados flavonoides que dan su color característico a las fresas y se encuentra naturalmente en las fresas. De acuerdo con University of Maryland Medical Center, la quercetina actúa como un antihistamínico y un agente antiinflamatorio y puede ayudar a protegerte del cáncer y enfermedades del corazón.

Uvas
Contienen flavonoides, elementos antioxidantes utilizados para contribuir en el cáncer, y a la vez efectivos anticoagulantes que permiten prevenir un ataque cardíaco. Para aprovechar el valor nutritivo de las uvas se aconseja beber jugo recién exprimido. En caso de comer la fruta, consumir su cáscara.

Deja una respuesta

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: